miércoles, 28 de junio de 2017

Gibelokre o rúsulas ocráceas malolientes

Los gibelokre malolientes de pie hueco son las especies del género Russula pertenecientes al grupo Foetinae, de sombrero acanalado en los bordes, pie huecos y la mayor parte con olores muy desagradables, sabores picantes y por tanto incomibles.
El más común y que da nombre al grupo es la R. foetens de olor nauseabundo y sombrero ocráceo u ocre amarillento.
Especie muy próxima y más rara es la R. subfoetens que difiere por su carne amarilleante al aire y sobre todo con la potasa.
Y también de olor nauseabundo es la R. pectinata que presenta un sombreo de coloración más bien grisácea o marrón, pero no ocrácea ni ocre amarillenta.
Otras especies bastante comunes presentan un fuerte olor desagradable pero más claro de almendras amargas, la especie más frecuente es la R. grata = R. laurocerasi.
Más rara y a veces confundida es la R. illota que difiere de la anterior por sus láminas provistas de manchas o punteaduras marrones en las aristas en los carpóforos maduros.
Un desagradable olor a pescado o marisco cocido es el propio de la R. amoenolens de sombrero más tirando al marrón o al grisáceo que al ocráceo o amarillento, como la mayor parte de las siguientes.
Con olores también desagradables pero más dulzones, como de compota de manzana o frutados encontramos varias especies de las cuales la mas típica es la R. sororia de sombrero marrón, marrón grisáceo o marrón ocráceo.
Y de coloración similar pero con una típica mancha rojiza en la base del pie que la identifica fácilmente tenemos la R. pectinatoides.
Especie muy próxima a la anterior es la R. insignis de base del pie blanca pero que se pone rojiza intensamente con la potasa, es menos olorosa y con borde del sombrero menos acanalado
Y por última también con olor desagradable, pero frutado o de compota de manzana la R. farinipes presenta una coloración más tirando al ocráceo o amarillento que al marrón o grisáceo, pero de difícil diferenciación con otras del grupo.
Con sombrero más netamente amarillo u ocre amarillentos y en general con pie más delgado y macizo o poco hueco tenemos otras especies de escaso interés culinario por su sabor y picor. La especie más frecuente en hayedos es la R. ochroleuca, de láminas blancas y carne no excesivamente picante.
Al revés le ocurre a la R. fellea de carne muy picante y olor más desagradable, como las anteriores, frutado o de compota de manzana.
Y netamente amarillo dos especies muy similares, la R.solaris, de un bello amarillo vivo, generalmente decolorado hacia los bordes y con láminas un poco cremas en la madurez por las esporas.
Y la R. raoultii de un amarillo más claro y de láminas completamente blancas incluso en la madurez por su esporada blanca

Esquema de las principales especies de Russula ocráceas malolientes


martes, 27 de junio de 2017

Sorogain (25/6/2017). Hayedo

Considerando la sequía y las elevadas temperaturas pasadas se encuentran algunas especies ligadas a barrancos y zonas muy húmedas en los hayedos del norte.
 Sin duda la especie más interesante y propia de estas épocas es el hongo de primavera Boletus reticulatus,  los que hemos encontramos unos cuantos ejemplares la mayoría comidos por limacos y agusandos.
 De manera muy dispersa nos engaña el sombrero del Caloboletus calopus, con pie marcado con retícula roja y carne muy amarga y azuleante.
 Más rara y con un porte un poco sorprendente el Suillellus queletii, de poros rojos y pie marcado con punteaduras rojizas y una carne color remolacha en la base.

 Desarrollando curiosamente sobre un tocón de haya el Boletus subtomentosus con poros muy amplios, poligonales y muy azuleantes.
 Además de las Boletáceas, conocidas popularmente como "hongos" en épocas primaverales o veraniegas son frecuentes las especies de Russuláceas, de las que destacamos la lechera blanca y picante, Lactarius piperatus de láminas muy finas, estrechas y apretadas.
 Más interesante gastronómicamentes es el gibelgorri comestible Russula aurora, de carne no picante, láminas blancas y con una bella reacción e rosa vivo a la sulfovanilina.
 Con menos interés gastronómico, pero en general más abundante la Russula nigricans es muy polimórfica, al principio blanca y termina negra completamente, con láminas muy gruesas y espaciadas y carne nad ao poco picante.
 También son tempraneras las Amanitáceas y en particular la Amanita rubescens y la más peligrosa que ilustramos la Amanita excelsa var spissa.
 Casi todo el año encontramos la agradecida seta de tocones u orellana, Pleurotus pulmonarius, a veces formando grandes grupos como en est aocasión.
 También sobre tocones o ramas semieterradas como en esta ocasión es interesante el Kuehneromyces mutabilis, una especies buen comestible pero nada recomendable por sus grandes parecidos con la mortal Galerina marginata.
 También en tocones y en esta ocasión bastante seca el Panus conchatus de carne casi coriácea y a veces como en esta ocasión con un pie muy bien desarrollado.
 También sobre tocones y ramas muy descompuestas llama la atención la delicada y preciosa especie de Pluteus leoninus, de láminas rosadas en la madurez.
Y terminaremos este recorrido si no con buen sabor de boca con un "buen olor" el del Phallus impudicus, bastante abundante y cuyo olor nos ha acompañado en gran parte del recorrido aunque no consiguiésemos ver los carpóforos.

Relación de especies observadas

Amanita excelsa, Amanita excelsa var_spissa, Amanita rubescens, Boletus reticulatus, Boletus subtomentosus, Caloboletus calopus, Fomitopsis pinicola, Fuligo septica, Gymnopus dryophilus, Kuehneromyces mutabilis, Lactarius piperatus, Leccinellum crocipodium, Panus conchatus, Phallus impudicus, Pleurotus pulmonarius, Pluteus leoninus, Pycnoporus cinnabarinus, Russula aurora, Russula nigricans, Stemonitis fusca var_fusca, Suillellus queletii, Trametes hirsuta, Trametes versicolor, 

jueves, 22 de junio de 2017

Senderuelas y afines

Las senderuelas son setas típica de prados donde suelen formar corros de brujas de pequeño porte y poco carnosas pero de gran calidad gastronómica y muy apreciadas en algunas regiones.
Las senderuelas Marasmius oreades presentan un sombrero convexo o más o menos deformado por comprensión o desecación, unas láminas un poco cremas no blanco puro y un pie macizo, muy fuerte, muy tenaz y resistente a la rotura que se arranca con restos de suelo.


En los prados no se dan especies afines, aunque sí otras especies muy diferentes y algunas peligrosas, en general más frágiles y delicadas y sobre todo diferentes por sus láminas ocráceas, grisáceas o púrpuras, especies de géneros muy diferentes como Galerina, Psilocybe, Panaeolus, Psathyrella, etc…
Sin embargo en zonas más de bosques si que son comunes otras especies muy parecidas y afines, todas más o menos comestibles de mucha peor calidad, algunas con pies macizos y tenazas, Marasmius, y otros con pies huecos y más cartilaginosos y frágiles, Gymnopus, antiguas Collybia. El más común y posiblemente el más parecido es el Gymnopus dryophilus, de láminas blanquecinas y pie hueco, blando y frágil.
Muy similar al anterior y frecuentemente confundido con éste el Gymnopus aquosus presenta una base de pie bulbosa.
Y más raro, pero también con grandes parecidos el Gymnopus ocior tiene unas láminas un poco amarillentas como las de las senderuelas y un sombrero más rojizo que las anteriores, pero también presenta un pie hueco, cartilaginoso y frágil.
Muy común en los hayedos en grupos apretados como los que forman las senderuelas en los prados podemos encontrar el Marasmius wynneae, de textura coriáceas y tenaz similar, pero de sombrero blanco y pie blanco y con la edad marrón rojizo en la base.
Con un desarrollo similar a éstos, en grupos apretados unidos por la base del pie, encontramos generalmente dentro de los bosques caducifolios dos especies bastante comunes y relativamente parecidas a las senderuelas por su textura coriácea y su pie casi macizo y bastante tenaz, el Gymnopus confluens de pie recubierta de una fina vellosidad y láminas blanquecinas, finas y apreadas,
Y el Gymnopus peronatus de láminas amarillentas, bastante gruesas y espaciadas y de carne picante y por tanto incomible.

Otras especies similares son más raras y las podemos ver en los esquemas siguientes.

Esquema de las principales especies de Gymnopus

Esquema de las principales especies de Marasmius




sábado, 17 de junio de 2017

Gibelilun o rúsulas ennegrecientes

Gibelilun ennegrecientes son especies del género Russula cuya carne ennegrece al aire y con la manipulación y en algunos casos primero enrojece. Algunas no son picantes y se consideran comestibles aunque de baja calidad.
La más común es la R. nigricans con unas láminas muy gruesas y espaciadas y una carne que enrojece fuertemente antes de ennegrecer. Comestible de muy baja calidad
Muy similar es la R. densifolia que como su nombre indica presenta láminas mucho más finas y apretadas y carne igualmente enrojeciente al partir antes de ennegrecer. Comestible de baja calidad.
Muy parecida a la anterior y a veces difícil de separar es la R.adusta típicamente de mucho mayor tamaño y sobre todo de enrojecimiento escaso y lento. Comestible de baja calidad.
Muy parecida a las anteriores, también con carne enrojeciente antes de ennegrecer es la R. acrifolia que como su nombre indica presenta unas láminas apretadas y muy picantes aunque el resto de la carne es casi dulce. Incomible por el picor.
Por último las más raras son especies cuya carne ennegrece inmediatamente sin enrojecer, la más común es la R. albonigra con un sombrero y un pie grisáceo que contrasta con las láminas muy bancas y bastante apretadas, menos de 10 por centímetro del borde. Comestible mediocre.

La más rara y hasta ahora no citada en Navarra la R. anthracina, tampoco enrojece, el pie es blanco y las láminas más espaciadas. Comestible muy mediocre.

Esquema de las principales especies de Russula ennegrecientes


lunes, 12 de junio de 2017

Lecheras viscosas empardecientes

Las lecheras viscosas empardecientes comprenden especies del género Lactarius de coloraciones entre gris y verdoso, con más o menos marcadas zonaciones en el sombrero y con una leche blanca que al secarse en las láminas se pone grisácea o pardusca. En general carecen todas de interés culinario por su sabor picante o acre.
La especie más común y una de las especies más frecuentes en hayedo es el L. blennius de sombrero verdoso y muy viscoso y láminas blancas y apretadas.
También en los hayedos, pero mucho más rara podemos encontrar el L. fluens, de sombrero similar al anterior, pero muy poco viscoso y láminas cremas u ocráceas, no blancas puras.
Varias especies de porte y aspecto muy parecido y de difícil identificación incluso con caracteres microscópicos se separan fundamentalmente por el hábitat. La especie más común y especie que da nombre a este grupo es el L. pyrogalus, ligado a los avellanos y con láminas ocráceas bastante oscuras en la madurez.
Más raras y apenas citadas hasta el momento en Navarra son el L. vietus de abedules y el L. circellatus ligado a los carpes, Ostrya carpinifolia, árbol bastante raro en estado natural.

 Esquema de las principales especies de Lactarius viscosos y empardecientes


lunes, 5 de junio de 2017

Colmenillas y tripotas

COLMENILLAS

Se conocen como colmenillas o morillas unos hongos del grupo de Ascomicetos de gran porte para el grupo que presentan una forma de panal o colmena sostenida por un largo pie hueco. Son todas comestibles y existen un gran número de variedades y formas. La mayor parte salen en primavera y muy ligadas a los bordes de ríos.
La más común posiblemente sea la Mitrophora semilibera que se diferencia del resto de morillas porque la cabeza fértil o himenio está separada del pie y queda un hueco entre el pie y el himenio.
En el resto de colmenillas la cabeza fértil está adherida al pie y no dejan hueco, de ellas la más frecuente es la Morchella esculenta, de cabeza redondeada, oval o irregular y celdas también irregulares, pero con muchas formas, colores y tamaños.

Con la cabeza fértil o himenio más o menos cónica y alargada son comunes otras dos especies de difícil diferenciación, la Morchella conica y la M. elata. La primera presenta una depresión entre el himenio y el pie, valécula y la Morchella elata, carecería de esta depresión y presenta una cabeza más alargada.

TRIPOTAS

En cuanto a las tripotas son hongos muy afines a los anteriores pero con himenio formando una membrana más o menos replegada marrón que parece una tripa o bien un dedal o incluso una silla de montar, pero con pie grueso y cilíndrico. Son especies con altos niveles de toxinas que se destruyen con una larga cocción o desecación pero que resultan muy peligrosas y se desaconseja su consumo.
La más común de las tripotas es la Gyromitra esculenta con himenio marrón en forma de tripa y su pariente de gran tamaño, la G. gigas que supera los 10 cm de diámetro y presenta esporas reticuladas.
Muy parecidas a las anteriores y relativamente común la Gyromitra ínfula recuerda a las orejas de asno, Helvella, por su himenio en forma de silla de montar, pero de color marrón, de mucho mayor porte y soportado por un grueso pie cilíndrico y sin pliegues.
Las verpas son tripotas con el himenio mucho menos replegado de manera que más parece un capuchón o dedal, de ahí su nombre de verpa en forma de dedo o dedal, la Verpa conica=Verpa digitaliformis.

Esquema de las principales especies de tripotas y colmenillas