jueves, 22 de junio de 2017

Senderuelas y afines

Las senderuelas son setas típica de prados donde suelen formar corros de brujas de pequeño porte y poco carnosas pero de gran calidad gastronómica y muy apreciadas en algunas regiones.
Las senderuelas Marasmius oreades presentan un sombrero convexo o más o menos deformado por comprensión o desecación, unas láminas un poco cremas no blanco puro y un pie macizo, muy fuerte, muy tenaz y resistente a la rotura que se arranca con restos de suelo.


En los prados no se dan especies afines, aunque sí otras especies muy diferentes y algunas peligrosas, en general más frágiles y delicadas y sobre todo diferentes por sus láminas ocráceas, grisáceas o púrpuras, especies de géneros muy diferentes como Galerina, Psilocybe, Panaeolus, Psathyrella, etc…
Sin embargo en zonas más de bosques si que son comunes otras especies muy parecidas y afines, todas más o menos comestibles de mucha peor calidad, algunas con pies macizos y tenazas, Marasmius, y otros con pies huecos y más cartilaginosos y frágiles, Gymnopus, antiguas Collybia. El más común y posiblemente el más parecido es el Gymnopus dryophilus, de láminas blanquecinas y pie hueco, blando y frágil.
Muy similar al anterior y frecuentemente confundido con éste el Gymnopus aquosus presenta una base de pie bulbosa.
Y más raro, pero también con grandes parecidos el Gymnopus ocior tiene unas láminas un poco amarillentas como las de las senderuelas y un sombrero más rojizo que las anteriores, pero también presenta un pie hueco, cartilaginoso y frágil.
Muy común en los hayedos en grupos apretados como los que forman las senderuelas en los prados podemos encontrar el Marasmius wynneae, de textura coriáceas y tenaz similar, pero de sombrero blanco y pie blanco y con la edad marrón rojizo en la base.
Con un desarrollo similar a éstos, en grupos apretados unidos por la base del pie, encontramos generalmente dentro de los bosques caducifolios dos especies bastante comunes y relativamente parecidas a las senderuelas por su textura coriácea y su pie casi macizo y bastante tenaz, el Gymnopus confluens de pie recubierta de una fina vellosidad y láminas blanquecinas, finas y apreadas,
Y el Gymnopus peronatus de láminas amarillentas, bastante gruesas y espaciadas y de carne picante y por tanto incomible.

Otras especies similares son más raras y las podemos ver en los esquemas siguientes.

Esquema de las principales especies de Gymnopus

Esquema de las principales especies de Marasmius




sábado, 17 de junio de 2017

Gibelilun o rúsulas ennegrecientes

Gibelilun ennegrecientes son especies del género Russula cuya carne ennegrece al aire y con la manipulación y en algunos casos primero enrojece. Algunas no son picantes y se consideran comestibles aunque de baja calidad.
La más común es la R. nigricans con unas láminas muy gruesas y espaciadas y una carne que enrojece fuertemente antes de ennegrecer. Comestible de muy baja calidad
Muy similar es la R. densifolia que como su nombre indica presenta láminas mucho más finas y apretadas y carne igualmente enrojeciente al partir antes de ennegrecer. Comestible de baja calidad.
Muy parecida a la anterior y a veces difícil de separar es la R.adusta típicamente de mucho mayor tamaño y sobre todo de enrojecimiento escaso y lento. Comestible de baja calidad.
Muy parecida a las anteriores, también con carne enrojeciente antes de ennegrecer es la R. acrifolia que como su nombre indica presenta unas láminas apretadas y muy picantes aunque el resto de la carne es casi dulce. Incomible por el picor.
Por último las más raras son especies cuya carne ennegrece inmediatamente sin enrojecer, la más común es la R. albonigra con un sombrero y un pie grisáceo que contrasta con las láminas muy bancas y bastante apretadas, menos de 10 por centímetro del borde. Comestible mediocre.

La más rara y hasta ahora no citada en Navarra la R. anthracina, tampoco enrojece, el pie es blanco y las láminas más espaciadas. Comestible muy mediocre.

Esquema de las principales especies de Russula ennegrecientes


lunes, 12 de junio de 2017

Lecheras viscosas empardecientes

Las lecheras viscosas empardecientes comprenden especies del género Lactarius de coloraciones entre gris y verdoso, con más o menos marcadas zonaciones en el sombrero y con una leche blanca que al secarse en las láminas se pone grisácea o pardusca. En general carecen todas de interés culinario por su sabor picante o acre.
La especie más común y una de las especies más frecuentes en hayedo es el L. blennius de sombrero verdoso y muy viscoso y láminas blancas y apretadas.
También en los hayedos, pero mucho más rara podemos encontrar el L. fluens, de sombrero similar al anterior, pero muy poco viscoso y láminas cremas u ocráceas, no blancas puras.
Varias especies de porte y aspecto muy parecido y de difícil identificación incluso con caracteres microscópicos se separan fundamentalmente por el hábitat. La especie más común y especie que da nombre a este grupo es el L. pyrogalus, ligado a los avellanos y con láminas ocráceas bastante oscuras en la madurez.
Más raras y apenas citadas hasta el momento en Navarra son el L. vietus de abedules y el L. circellatus ligado a los carpes, Ostrya carpinifolia, árbol bastante raro en estado natural.

 Esquema de las principales especies de Lactarius viscosos y empardecientes


lunes, 5 de junio de 2017

Colmenillas y tripotas

COLMENILLAS

Se conocen como colmenillas o morillas unos hongos del grupo de Ascomicetos de gran porte para el grupo que presentan una forma de panal o colmena sostenida por un largo pie hueco. Son todas comestibles y existen un gran número de variedades y formas. La mayor parte salen en primavera y muy ligadas a los bordes de ríos.
La más común posiblemente sea la Mitrophora semilibera que se diferencia del resto de morillas porque la cabeza fértil o himenio está separada del pie y queda un hueco entre el pie y el himenio.
En el resto de colmenillas la cabeza fértil está adherida al pie y no dejan hueco, de ellas la más frecuente es la Morchella esculenta, de cabeza redondeada, oval o irregular y celdas también irregulares, pero con muchas formas, colores y tamaños.

Con la cabeza fértil o himenio más o menos cónica y alargada son comunes otras dos especies de difícil diferenciación, la Morchella conica y la M. elata. La primera presenta una depresión entre el himenio y el pie, valécula y la Morchella elata, carecería de esta depresión y presenta una cabeza más alargada.

TRIPOTAS

En cuanto a las tripotas son hongos muy afines a los anteriores pero con himenio formando una membrana más o menos replegada marrón que parece una tripa o bien un dedal o incluso una silla de montar, pero con pie grueso y cilíndrico. Son especies con altos niveles de toxinas que se destruyen con una larga cocción o desecación pero que resultan muy peligrosas y se desaconseja su consumo.
La más común de las tripotas es la Gyromitra esculenta con himenio marrón en forma de tripa y su pariente de gran tamaño, la G. gigas que supera los 10 cm de diámetro y presenta esporas reticuladas.
Muy parecidas a las anteriores y relativamente común la Gyromitra ínfula recuerda a las orejas de asno, Helvella, por su himenio en forma de silla de montar, pero de color marrón, de mucho mayor porte y soportado por un grueso pie cilíndrico y sin pliegues.
Las verpas son tripotas con el himenio mucho menos replegado de manera que más parece un capuchón o dedal, de ahí su nombre de verpa en forma de dedo o dedal, la Verpa conica=Verpa digitaliformis.

Esquema de las principales especies de tripotas y colmenillas



viernes, 2 de junio de 2017

Gibelurdiñ o rúsulas azuladas-purpuras dulces

Los verdaderos y más apreciados gibelurdiñ o rúsulas azuladas a púrpuras son especies del género Russula y por tanto de carne granuda, como el hígado (gibel) con sombreros azulado (urdiñ), violetas o púrpuras y carne ni picante ni acre y por tanto comestibles.
El más común e importante es sin duda la R. cyanoxantha de láminas blancas y blandas y suaves al apretarlas. La R. lilacea, muy rara, es como una versión en pequeño de la anterior, también de láminas y esporada blanca, pero más frágiles y cuya carne se pone roja con la sulfovanilina.
Tres especies presentan unas coloraciones parecidas, pero con una superficie seca y como afelpada y sobre todo características por su peculiar olor a marisco cocido, la más común es la bella R. amoena, con tonalidades verdosas y y cuya carne se pone violeta con el fenol. Sin esta reacción viva al fenol otras dos especies son muy afines, con similar olor y aspecto, la R. amoenicolor de láminas flexibles y blancas bastante oscuras,
Y la R. violeipes de láminas más claras, cremas y frágiles al apretarlas con el dedo.
Una de las gibelurdiñes más comunes en hayedos es la R.olivacea, generalmente con coloraciones rojizas y verdosas, pero también azuladas y sombreados concéntricos en los bordes, de gran tamaño y carne muy dura que se pone violeta con el fenol.
Otras dos especies muy próximas y parecidas, también dan la reacción violeta al fenol, pero más raras son la R. vinosobrunnea con arista de las láminas oscura de púrpura y sombrero sin manchas concéntricas en el borde.
Y la R. alutacea de arista blanca y sombrero sin sombreado en los bordes.
Con sombrero más púrpura que azulado y con tonalidades verdosas hacia el centro e igualmente láminas amarillentas en la madurez por las esporas la R. romelli no da ninguna reacción con el fenol.
Y por último de las pocas especies azuladas o púrpuras de carne no picante que salen en los bosques de coníferas es la R. amara =R.caerulea, con sombrero púrpura bastante homogéneo y centro mamelonado o giboso.

Esquema de las principales especies de Russula azuladas-púrpuras dulces


lunes, 29 de mayo de 2017

Niditos

Se conoce como niditos o ciatos unos peculiares hongos Gasteromicetos de pequeño tamaño y forma de vasos o nidos de menos de 1 cm de diámetro, al principio cerrados con una tapa membranosa, en cuyo interior desarrollan unas lentejuelas llenas de polvo a modo de huevitos que se pueden considerar como diminutos “cuescos de lobo”.
El más común es el Cyathus striatus de copa externamente muy pelosa hirsuta, marrón, e interior surcado.
También es bastante común el Crucibulum laeve de vaso liso externamente y amarillento, que presenta los huevitos o lentejuelas blancos y el vaso internamente liso.
Muy parecido pero mucho más raro es el Cyathus stercoreus cuyos huevecitos son grisáceos o negruzcos en la madurez y el vasito y la tapa son pelosos.
El Cyathus olla también presenta lentejuelas o huevecillos grisáceos o negruzcos y un vaso negruzco en la madurez con interior liso y bordes revueltos hacia fuera en la madurez.

 Esquema de las principales especies de niditos


jueves, 25 de mayo de 2017

Lecheras azuleantes

Las lecheras azuleantes o violáceas son unas pocas especies del género Lactarius cuya leche blanca se pone azulada o violácea al oxidarse con el aire sobre las láminas. En general son picantes y sin interés culinario.
La especie más común es el L. uvidus, propio de bosques caducifolios, de sombrero muy viscoso y no zonado ni gutulado.
Otras especies muy próximas resultan difícil de reconocer sin el uso del microscopio e incluso para algunos autores serían variedades de la especie anterior, son de sombrero muy poco viscoso y marcado con bandas concéntricas, zonado, o con manchas dispersas, gutulado, entre ella el L. violascens de sombrero zonado con bandas más oscuras.
El L. luridus presentaría un sombrero más oscuro y con manchas redondeadas, gútulas, dispersas u oscuramente zonadas.

Por último, aunque no citada hasta el momento en Navarra el L. cistophilus, como su nombre indica va ligado a las jaras, Cistus.

Esquema de las principales especies de Lactarius azuleantes


lunes, 22 de mayo de 2017

Nagore (Valle de Arce), soto fluvial

Soto fluvial con humedad reciente y solo paseando muy despacio y mirando bien encontramos algunas especies de hongos interesantes.

Sin duda la más agradecida y más propia de la época la morilla, Morchella esculenta, en una de sus múltiples formas.


De manera dispersa, pero no escasa una especie bastante tóxica, el Paxillus involutus.


En zonas muy humíferas los hongos más típicos de zonas nitrófilas como el Coprinellus micaceus, tóxico si se consume con alcohol, pro en general sin interés culinario por los fugaz de los carpóforos.


El mayor número de hongos los hemos encontrado sobre excrementos y en madera, entre los primeros y por supuesto sin interés culinario la de mayor porte observada es la Protostropharia semiglobata = Stropharia semiglobata, de sombrero muy viscoso.


De gran interés micológico pequeños apotecios en forma de pequeños discos amarillos de 2 a 4 mm, la Cheilymenia granulata.


Y solo observando los excrementos con lupa y a veces mezclada con la anterior uno curiosos hongos Zigomicetos, el Pilobolus crystallinus de aspecto cristalino que almacena las esporas en una bolsa negra en forma de lenteja que en la madurez lanza con fuerza debida a la presión hidráulica de la bolsa que tiene debajo.


También en áreas muy nitrófilas, aunque no directamente sobre excrementos una seta muy delicada la Parasola auricoma para cuya definición segura es necesario verle al microscopio los pelos de la cutícula.


Sobre los troncos muertos y en descomposición no podía falta el típico yesquero, Fomes fomentarius y también el Fomitopsis pinicola.


Y grandes agrupaciones de la seta gelatinosa de los troncos, Auricularia mesenterica.


Y por último no podía falta en los prados los corros de brujas de la deliciosa senderuela, Marasmius oreades.