domingo, 25 de mayo de 2014

Sierra de Lóquiz. 24/5/2014

Dos interesantes especies, aunque por distintas razones, recogidas este fina de semana en los claros de la sierra de Lóquiz, entre bojes y enebros.
El perretxiko o seta de primavera, entre otros muchos nombres como se la conoce, el Calocybe gambosa, una seta muy preciada gastronómicamente en casi todo España. Presenta un olor muy fuerte, como de helecho partido.
Con bastante parecidos y en los mismos ambientes, el Tricholosporum goniospermum, de olor igualmente muy fuerte pero más desagradable, de harina rancia, recuerda a las Lepista, pero su principal carácter distintivo requiere para su observación de un microscopio.
Presenta unas esporas muy irregulares, angulosas y provistas de fuertes salientes, algo muy poco corriente entre las Tricholomáceas, más parecidas a las de algunos Entoloma o incluso Inocybe.



martes, 20 de mayo de 2014

Arbizu. 18/5/2014.

Recorrido de las bordas desde zona recreativa, zona de robledal, Quercus robur y zonas de hayedo, Fa.gus sylvatica. Prácticamente nada, las setas siguen sin mover y lo mas destacable son en su mayoría especies de ramas y troncos.
La Amanita eliae, con anillo membranoso, velo friable que deja grandes escamas en el sombrero y una volva muy deleznable en la base, de coloración blanquecina o crema claro. Afín a la Amanita gemmata más coloreadas y de esporas menos alargadas.
Un único gibelurdiñ, Russula cyanoxantha de muestra.
Y un Corpinellus micaceus en la base musgosa de un roble, son todas las especies carnosas observadas.

 

Sobre los troncos muertos y en descomposición de haya encontramos estromas de viejos Ascomicetos que perduran todo el año, como la Kretzschmaria deusta=Ustulina deusta,

  
Hypoxylon fragiforme y Diatrype stygma con diminutos peritecios rojos de Nectria episphaeria
Para los expertos, una interesante Corticiácea, la Hyphoderma occidentale=Hyphoderma subdefinitum





lunes, 12 de mayo de 2014

Valle de Erro y Sierra Urbasa. 10-11/5/2014

Fin de semana pobre en observaciones micológicas, los hayedos de la sierra de Urbasa fantásticos en flora están por el contrario muy pobres en setas y hongos, mientras que los pinares del valle del Erro tampoco nos depararon grandes sorpresas.
Sobre troncos muy descompuestos de pino podemos observar algunas variedades micológicas, aquí encontramos dos especies, la más vistosa un Mixomiceto, la Ceratomyxia fruticulosa.
Junto a ella pasa casi desapercibida la Orbilia coccinella, pequeños discos que no superan los 2 mm de diámetro de color amarillo-anaranjado.

Si no hacemos una observación atenta y más con una lupa estos hongos nunca los llegaremos a observar y a veces incluso los reconocemos en casa cuando nos ponemos a estudiar la muestra de los otros más evidentes, como es el caso de este Mixomiceto.












Igualmente sobre troncos muy descompuestos casi nos pasa desapercibida los pequeños carpóforos de Crepidotus mollis, aparentemente una Pleurotácea, con esporada ocre y sombrero viscoso-pegajoso.
Sobre la madera de las hayas muy descompuestas comienzan también a desarrollar algunos Myxomicetos, como el Fuligo septica que luego cogerá un llamativo color amarillo.
En los claros de los hayedos, bajo los arbustos, de lejos nos dio un vuelco el corazón pensando que veíamos perretxikos, Calocybe gambosa, pero nada más lejos, un buen grupo de Psathyrella candolleana, aunque comestible, muy lejos de la calidad de la otra especie.



lunes, 5 de mayo de 2014

Nagore (Arce), soto fluvial. 4/5/2014

Soto fluvial entre Nagore y Zaldueta, muy poca cosa, todavía no han movido las setas y solo hemos observado unas cuantas especies lignícolas y una muestra de las primeras colmenillas.
Sobre troncos muertos de chopo, la Daedalopsis confragosa, un yesquero con himenio en láminas o poros muy alargados que enrojece con la edad.
En los mismos ambiente otro yesquero, el Trametes hirsuta, de superficie muy pelosa y zonada e himenio en poros redondeados blancos.
Por supuesto el cosmopolita yesquero común, Fomes fomentarius que a veces presenta unas artísticas formas debidas a que el troncos se ha movido por el agua en las riadas y sobre un carpóforo crece otro.
A primera vista parece otro yesquero, del grupo de los Trametes, pero cuando lo cogemos notamos que es blando y gelatinoso, la Auricularia mesenterica, con el himenio marrón y con pliegues como las orejas.
Aunque propiamente la Lycogala epidendron no es un hongos, sino un Myxomiceto perteneciente al Reino Protista, siempre se ha considerado como hongo. Aparentemente es un pequeño cuesco de lobo que al principio es gelatinoso y de un llamativo color rosa y luego se pone marrón y pulverulento.
Sobre tierra hemos observado los primeros Ascomicetos, la Disciotis venosa, que parece una peziza, pero de carne muy gruesa, olor a lejía, himenio con pliegues y ascas no amiloides.
Cuando madura se extiende, el himenio se oscurece y cuartea y aparece irregular.
Hemos tenido suerte y hemos recogido una pequeña cosecha muy localizada de colmenillas, en este caso la Morchella esculenta típica de cabeza redondeada y cavidades irregulares.
Cosa excepcional la seta enrollada, Paxillus involutus, una seta tóxica de amplia distribución en muchos tipos de comunidades y prácticamente todo el año.
Aunque el día anterior, en pinares de la ladera de Montejurra, recogimos unas cuantas criadillas de tierra o trufas de pobre, Rhizopogon roseolus.