miércoles, 3 de enero de 2018

Monte Plano (Olite) (31/12/2017) Pinar Pinus halepensis

Pocas fructificaciones y la mayor parte ligadas a zonas húmedas con abundante estrato de musgos, algunas especies interesantes.
 Una especie que confunde por su colorido parece una Hebeloma, pero se trata del Tricholoma psammopus, una especie de pinares.

Dos formas más o menos deshidratadas del Clitocybe fuligineipes, una especie enormemente parecida al Clitocybe dicolor = Cl. vibecina= Cl. decembris= Cl. metachroa, tanto macro como microscópicamente de la que se diferencia por su fuerte olor terroso y su hábitat mucho más estricto de pinares.


 Todo una sorpresa, a primer vistazo su colorido rojizo y su gran volva nos hizo pensar en un gorringo,  Amanita caesarea en mal estado, pero su carne y láminas blancas nos lleva a la Amanita ovoidea, en muy mal estado pero sorprendentemente tardía.
 Muchas especie las observamos sobre madera como es el caso de la Galerina marginata y también hemos observado la G. badipes, con anillo peor definido.
Muchas ramas de pinos aparecen cubiertas por diminutos discos de Dacrymyces tortus.
 A un primer vistazo estas fructificaciones nos pueden parecer apotecios de Ascomicetos, pero son gelatinosos y contienen basidios
Basidios en horquilla, bispóricos de Dacrymyces tortus
Esporas tabicadas de Dacrymyces tortus.
 Sobre piñas al menos dos especies observadas, la Mycena seynii con arista de láminas rosadas.

 Estas costras blancas que cubren gran parte de las escamas es el Basidioradulum crustosum.
En los ejemplares jóvenes como éste la superficie es casi lisa y cuarteada, pero en los adultos suele presentar gránulos, verrugas o pequeñas puntitas, pero raramente verdaderos aguijones.

Y por último otra curiosidad micológica, numerosos excrementos de perros de caza cubiertos de Mucor mucedo todavía no maduro.

Relación de especies observadas

Arrhenia rickenii, Basidioradulum crustosum, Clitocybe fuligineipes, Crinipellis scabella, Dacrymyces tortus, Galerina badipes, Galerina marginata, Hebeloma laterinum, Hebeloma longicaudum, Mucor mucedo, Mycena pura, Mycena seynii, Pisolithus arhizus, Pleurotus eryngii, Schizophyllum commune, Stereum hirsutum, Trametes hirsuta, Tricholoma fracticum, Tricholoma psammopus, 

jueves, 28 de diciembre de 2017

Sierra de Izko (24/12/2017) Pinar carrasco

Aunque de manera muy dispersa y en escasa abundancia encontramos fructificaciones de hongos y algunas de gran interés, la mayor parte en los claros de hierba.
 Una de las especies más típica del invierno la Melanoleuca excissa, de coloración beige grisácea en sombrero y pie y esporas amiloides.
 También muy típica de invierno la variedad de pie azul de los pinares, la Lepista sordida de sombrero muy higrófano.
 Y por supuesto la más apreciada por los micófagos, la negrilla de pino, Tricholoma terreum.
 Nos ha sorprendido una especie poco conocida y poco frecuente, pero típica de los pinares, Macrocystidia cucumis de grandes cistidios por todas sus superficies y un pronunciado olor a pescado muy peculiar y desagradable.
 En general pasa desapercibida por su pequeño tamaño, Tubaria romagnesiana.
 La mayor sorpresa del día nos la dio esta especie que a primera vista la tomamos por un entoloma, sin embargo ha resultado una especie rar y primera cita para la Comunidad Foral de Navarra, Mycopan scabripes, hongo próximo al género Mycena, con esporas no amiloides y grandes cistidios en forma de puro.
 Sobre ramitas en descomposición es más frecuente de lo que pensamos aunque no nos fijamos en ella, Galerina badipes, de pie oscuro, a veces adornado con pequeñas bandas o incluso un anillo rudimentario.
 Entre la hojarasca por el contrario llama la atención por su color azulado y viscoso la Stropharia aeruginosa.
 Sobre la hojarasca de unos hayedos de lo alto de la sierra nos ha sorprendido la oreja de asno, Helvella crispa, característica por su forma.
 Muchas especies encontramos sobre restos de madera, especies lignícolas, entre ellas la Xylaria hypoxylon, en su forma asexual con la extremidad blanca y pulverulenta de esporas asexuales o conidios.
 También sobre tocones diversos yesqueros, el más llamativo el Trametes hirsuta.
Y por último terminamos este pequeño reportaje con una curiosidad observada sobre ramitas de haya de la parte alta del monte con fuerte escarcha. Unas estructuras filamentosas de hielo que desarrolan sobre ramitas y que parece que su formación está relacionada con la presencia de algunos hongos y en particular con la Exidiopsis effusa, (aunque nosotros no la hemos observado en lasa ramas), ver información.

Relación de especies observadas

Baeospora myosura, Calocera cornea, Chroogomphus rutilus, Exidiopsis effusa, Fomitopsis pinicola, Galerina badipes, Geastrum rufescens, Gymnopilus penetrans, Helvella crispa, Hypholoma fasciculare, Inocybe flocculosa, Inocybe rimosa, Lacrymaria lacrymabunda, Lepista sordida, Lycoperdon perlatum, Lyophyllum decastes, Macrocystidia cucumis, Melanoleuca exscissa, Melanoleuca graminicola, Mycena vitrea f_bisporica, Mycopan scabripes, Russula sanguinaria, Schizophyllum commune, Stropharia aeruginosa, Trametes hirsuta, Tremella mesenterica, Tricholoma sudum, Tricholoma terreum, Tubaria romagnesiana, Xylaria hypoxylon

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Uterga (17/12/2017) Carrascal.

Con las nieves y las últimas lluvias un buen número de especies empiezan a dar sus frutos y como es típico en las comunidades mediterráneas de carrasca son los cortinarios los más destacados.
Sin duda la especie más interesante que hemos encontrado es el Cortinarius caligatus, de láminas lilas y pie recubierto de bandas escamosas donde se quedan las esporas.
 Muy parecido pero sin bandas en el pie tan pronunciadas y con una coloración más amarillenta, el C. variiformis
 De coloración de sombreo también amarillenta e igualmente láminas lilas o azuladas, pero con un grueso bulbo marginado en la base, Cortinarius callochrous.
 Una especie de sabor muy amargo y láminas muy oscuras tirando al grisáceo, Cortinarius infractus, típico también por el color amarillo que da el sombrero con la potasa.
  E igualmente el Cortinarius infractus forma subhygrophanus, una variedad muy común con sombrero higrófano de manera que suele presentan en los bordes una banda más oscura.
 Con su colorido rojizo y el centro más oscuro, la Russula atropurpurea, de láminas y esporada blanco puro y sabor picante.
 Y por el contrario con sombrero blanco, la Russula delica no es picante y por tanto se puede comer.
 Pocas veces falta en los bosques mediterráneos esta variedad de llenega, el Hygrophorus leucophaeo-ilicis, característico por su colorido blanco con el centro muy contrastado de marrón rojizo.
 Dos especie muy parecidas y afines, una muy común como el Gymnopus dyrophilus, de láminas blancas.
 Y otra mucha más rara, de sombrero más oscuro y sobre todo láminas igualmente más coloreadas, el Gymnopus hybridus.
 Es raro que falte entre la hojarasca la negrilla de las encinas, Tricholoma atrosquamosum, por supuesto comestible.
 Y tampoco la abundantísima y de gran valor culinario, Lyophyllum decastes.
 Y terminaremos con dos especies de más interés micológico de gastronómico, la micena de las cortezas, Mycena meliigena.
Y una diminuta galamperna mortal, la Lepiota pseudolilacea, que no pudimos hacerle la fotografía in situ y realmente es una especie rara y muy peligrosa.

Relación de especies observadas

Agaricus campestris, Astraeus hygrometricus, Clitocybe dicolor, Clitocybe gibba, Clitocybe nebularis, Cortinarius caligatus, Cortinarius callochrous, Cortinarius holophaeus, Cortinarius infractus, Cortinarius infractus f_subhygrophanus, Cortinarius stillatitius, Cortinarius trivialis, Cortinarius variiformis, Crepidotus variabilis, Crinipellis scabella, Cystoderma amianthinum, Gymnopus dryophilus, Gymnopus hybridus, Hebeloma crustuliniforme, Hygrophorus leucophaeo-ilicis, Hygrophorus russula, Lactarius chrysorrheus, Lepiota pseudolilacea, Lepista nuda, Lycoperdon perlatum, Lyophyllum decastes, Marasmius splachnoides, Mycena meliigena, Mycena pura, Mycena vitrea f_bisporica, Radulomyces molaris, Rhodocollybia butyracea, Russula atropurpurea, Russula delica, Stereum hirsutum, Tremella mesenterica, Tricholoma atrosquamosum, Tubaria romagnesiana, 

viernes, 15 de diciembre de 2017

Valdorba (10/12/2017) Pinares carrascos.

Tras la desaparición de la nieves en zonas con pocas heladas como las Valdorba  muchas especies de hongos presentan una explosión de fructificaciones.
 Una interesante especie comestible, la Corona de Álava, Clitocybe alexandri, de aspecto parecido a una pardilla, pero de láminas más coloreadas.
También de gran valor culinario el Clitocybe costata, pariente cercano de la urrilzizas o plateras.
 Sin embargo las más frecuentes observadas no son precisamente comestibles, el caso del Clitocybe dicolor, una especie de sombrero muy higrófano y láminas blancas y luego un poco grisáceas.
 Ni tampoco es comestible el clitocibe de olor desagradable, como de gallinero, Clitocybe hydrogramma, también de sombrero muy higrófano.
 Entre los musgos desarrolla en estas fechas una pequeña patita de rata de porte muy delicado, Phaeoclavulina flaccida = Ramaria flaccida.
 Sobre ramitas semienterradas de pino es bastante abundante por estas fechas la Galerina badipes, una especie muy próxima a la G. marginata y también mortal como ésta, que presenta una anillo menos desarrollado, una coloración más viva y restos fibrilosos en la parte baja del pie.
 También sobre ramas en descomposición una especie típica de las ramas y troncos en descomposición de pino, Gymnopilus penetrans, de sabor amargo.
 Y como casi siempre las especies más interesantes son las más pequeñas como la Mycena metata, para cuya identificación y valoración hay que echar mano al microscopio.
 También la colibia de la piñas, Baeospora myosura.
Y terminaremos con una de las más pequeñas, pero llamativas por su color muy blanco que destaca entre la hojarasca, Hemimycena lactea.

Relación de especies observadas

Astraeus hygrometricus, Baeospora myosura, Clitocybe alexandri, Clitocybe costata, Clitocybe dicolor, Clitocybe hydrogramma, Crinipellis scabella, Dacrymyces stillatus, Galerina badipes, Galerina tibiicystis, Gymnopilus penetrans, Hemimycena lactea, Mycena metata, Mycena seynii, Phaeoclavulina flaccida, Stereum gausapatum, Suillus granulatus, Tremella mesenterica, Tricholoma terreum.